SANACIÓN CON CRISTALES

“La energía no se crea, siempre existe y no se destruye, solamente se transforma por medio del pensamiento o voluntad de quien la maneja” A. Einstein

La sanación con gemas y cristales es una terapia energética que se basa en el poder vibracional y curativo de estos minerales que provienen del corazón de nuestro planeta y, se han formado, en el transcurso de miles de años. Son, por lo tanto, regalos sagrados de la Madre Tierra que nos ayudan en nuestro crecimiento y desarrollo personal, transformación interna, sanación integral y despertar de la conciencia.

Desde su formación y crecimiento en la Tierra, el cristal de cuarzo viaja y se fusiona con otros  muchos minerales, vegetales y animales. Nuestro cuerpo contiene en su interior cristales microscópicos, en nuestras glándulas endocrinas, en la sangre, etc. Es muy abundante en la corteza terrestre y en todos los cuerpos vivos.

Por esta razón cuando utilizamos los cristales de cuarzo en la terapia, se produce un efecto de resonancia, despertando el cuarzo interno y recargando nuestro campo energético. Su poderosa vibración pura, se introduce en el organismo y produce cambios en el campo energético, armonizándolo y regresándolo a su propio estado de equilibrio natural y vibracional.

Cada gema o cristal tiene su color, su energía y vibración específica, esto hace que al combinarlos durante la terapia, se conviertan en una poderosa herramienta para sanar diferentes problemas integralmente.

Durante la sesión, los cristales y gemas se colocan alrededor y encima del receptor, particularmente, sobre los centros energéticos o chakras. Cada centro energético, controla aspectos determinados a nivel celular, endocrino, emocional y sicológico, por lo tanto, al dirigir la vibración de los cristales desde estos centros, se afectan todos estos aspectos en particular.

Los cristales de cuarzo tienen propiedades llamadas piezoeléctricas. Reciben, amplifican, transforman, almacenan, focalizan y transfieren energía. Por tal razón son utilizados ampliamente en la tecnología espacial, en micrófonos, altoparlantes, en toda forma de equipo audiovisual, relojes, microprocesadores y hasta en la microcirugía y el rayo láser.

Sus efectos en la energía mental son tan dramáticos como en el plano físico produciendo mayor claridad y fuerza pensante. No sólo la energía corporal se amplifica. También se amplifica el alcance del poder del pensamiento enfocándolo correctamente y enviándolo a la distancia que se desee.

El cristal de cuarzo tiene propiedades energéticas además de concentrar o enfocar las energías sutiles del sanador.

Cuando se concentra la energía curativa a través del cristal de cuarzo para redirigirla hacia el cuerpo del receptor, la energía curativa se distribuye por las regiones que precisan un mayor reequilibrio energético. Tal parece que la energía así enfocada estuviera dotada de una inteligencia natural que la conduce siempre hacia las partes del organismo donde sea necesaria.

Para usar el cristal de cuarzo durante la terapia, se sostiene en la mano un cuarzo, mientras tocamos al paciente, con el fin de transmitirle la energía curativa por medio del chakra palmar. Cuando las energías del terapeuta atraviesan el cristal de cuarzo, éstas son amplificadas por el cristal de cuarzo. Para ello se dirige la punta del cristal hacia aquella parte del campo energético del paciente que precisa la estructuración energética para que opere la sanación, haciendo pases energéticos, o bien, manteniendo fijo el cristal, el tiempo que se considere necesario.

ABOUT AUTHOR

NO COMMENTS

Comments are closed.